El té helado es una de las bebidas mas sabrosas, saludables y refrescantes de las que puedes disfrutar en la época estival.

Benefíciate de las propiedades antioxidantes del té durante todo el año y sorprende a tus invitados sirviendo esta exquisita bebida.

Para preparar un buen té frío no es necesario hervir el agua y dejar enfriar, basta con que dejes el té reposando en agua durante seis u ocho horas dentro de la nevera. Nuestro consejo es que lo dejes reposar durante la noche para que desde primera hora del día puedas disfrutar de una buena jarra de té frío recién hecho. También puedes granizarlo en el congelador.

Aunque cualquier té se puede hacer frío, los más indicados son los verdes y los rojos. Prueba distintos sabores y combinaciones. Además siempre podrás darle un toque más personal añadiendo al final hojas de hierbabuena, una rajita de lima o un chorrito de ron o ginebra.

Y si eres muy goloso y te gusta tomar el té azucarado, prueba a endulzarlo de manera natural añadiendo una cucharadita de estevia en hoja o de regaliz triturado.

Echa un vistazo a nuestra sección de tés de verano y descubre el maravilloso mundo del té helado.

HACE CALOR. BEBE TÉ.

Receta de té frío:

  • 1litro de agua del tiempo, no necesita hervir.
  • 5 cucharaditas de tu té preferido.
  • Endulza a tu gusto.
  • Mezcla los ingredientes y déjalos repaosar en la nevera de 6 a 8 horas.
  • Si te apetece cuela y graniza durante una hora más en el congelador